viernes, 16 de noviembre de 2018

The Grill / The Pool

Seagram Buliding,  99 E 52nd St, New York,
NY 10022, EE. UU

thegrillnewyork.com/

Después de una importante obra de restauración abrieron en Nueva York The Grill y The Pool, los restaurantes situados en el famoso Seagram Bulding y que, bajo la enseña de Four Seasons, se convirtieron en un lugar de culto de la ciudad. Aquí celebró
Kennedy la cena de su 45 cumpleaños y aquí se reunían la flor y la nata de los ejecutivos, brokers, empresarios y celebridades neoyorquinos.

El edificio Seagram fue una auténtica revolución. La famosa destilería canadiense
eligió para su cuartel general en NY a Mies van der Rohe para lo que fue, en su momento, el edificio más caro de la historia. Y el restaurante instalado en su planta baja se convirtió enseguida en un éxito indiscutido: era, también, el más caro de la ciudad con un loby decorado con obras de Miró, Pollock o Picasso.

Pero NY no perdona y el restaurante Four Seasons heredero del Grill Room y el Pool Lounge se consideró anticuado ante la incesante carrera por la renovación que la ciudad adoptó como modo de vida. En 2016 una importante subasta puso a la venta 200 sillas Barcelona
de Mies va der Rohe, mesas de Eero Sarinen, cubiertos y vajillas de Ada Huxtable y mucho más tras el cierre del restaurante. Pero a estas alturas el lugar era ya un espacio histórico y protegido hasta el último detalle.

El nuevo propietario,
promotor inmobiliario y coleccionista de arte también, fue consciente del valor extraordinario que tiene el lugar. La renovación emprendida, dice, trata sobre la recuperación del arte a partir de 1958 cuando se construyó el edificio y
contaba con obras de Joan Miró, Franz Kline y Joan Mitchel. Y con este objetivo, para la recepción se ha elegido una escultura monumental de Calder acompañada de una pintura de Twombly y se han reeditado para renovarlos
los muebles originales entre los que se cuentan las sillas Brno de Mies van del Rohe que daban personalidad al local.

Los nuevos The Grill y The Pool han abierto sus puertas con un ambiente más joven, menos encorsetado del que
tenía cuando se conocía como el Four Seasons. Siguen ocupando unos de los espacios más valorados de la arquitectura de vanguardia del siglo XX y, aunque no sean precisamente baratos, quienes los visitan parecen estar de acuerdo de que en Europa un lugar equivalente tendría precios sin duda superiores.

Leer más…

lunes, 1 de octubre de 2018

V&A Dundee


1 Riverside Esplanade, Dundee, DD1 4EZ, Scotland
Reino Unido

www.vam.ac.uk/dundee


Dundee se encuentra a un centenar de kilómetros al norte de Edimburgo, a orillas del Mar del Norte. Allí está amarrado el Discovery, el barco con el que Shakleton y Scott participaron en la exploración de la Antártida.
Y allí el famoso museo Victoria & Albert de Londres ha levantado una ‘filial’  de aspecto impresionante para destacar la contribución de Escocia al desarrollo moderno del Reino Unido.

El paisaje agreste y sin concesiones de Escocia, hecho de duros acantilados y de áridas montañas, tiene reflejo en el edificio que alberga el nuevo museo, construido a base de piezas de hormigón, cortado como lascas, apiladas unas sobre otras simulando enormes
otras simulando enormes láminas de piedra y componiendo extraños volúmenes  que combinan con suavidad. Algunos ven en la simplicidad de las fachadas el espíritu de los origami con los que está familiarizado Kengo Kuma, el arquitecto
japonés artífice del diseño.

El interior se ha adaptado al deseo de reconstruir el famoso Oak Room que diseñó Mackintosh en 1909, que formaba parte del patrimonio de Glasgow y que fue desmontado y
celosamente guardado a la espera de una oportunidad para salir a la luz de nuevo.

La colección permanente del museo hace hincapié en el genio inventor de los escoceses que abarca desde la costura con exposición de
trajes de época, el mobiliario especialmente ligado al movimiento Scottish Arts and Crafts que floreció a principios del s.XX, hasta la ingeniería con especial atención a la actividad de los astilleros que tanto representaron para Escocia.

Y por supuesto, la grandes exposiciones temporales forman igualmente parte del programa del museo y arrancan con una de sabor marino, “Ocean Liners: Speed and Style”, para recordar la época dorada de los grandes trasatlánticos.

Leer más…

jueves, 12 de julio de 2018

ArcelorMittal Orbit

Queen Elizabeth Olympic Park, 3 Thornton St, London E20 2AD, Reino Unido

arcelormittalorbit.com/


Un poco de adrenalina resulta buen complemento a la visita de ciudades que apuestan por la cultura y están marcadas por el poderoso influjo de una larga tradición. Londres en este sentido ha mostrado siempre una vocación de riesgo con atracciones que se han abierto camino al lado de museos, parques, grandes exposiciones y calles comerciales con solera.

Desde hace muy poco le ha tocado el turno, en el capítulo del género lúdico, al tobogán que presume de ser el más alto y largo del mundo, levantado como contribución al divertimento en la capital por el gigante del acero Arcelor Mittal.

178 metros de pista se desarrollan desde lo más alto -76 m- de lo que trata de ser, además de una atracción, una escultura gigante en cuyo diseño ha intervenido el artista belga Carsten Höllen. El desnivel del tobogán es de 50 m que
transcurren a lo largo de un tubo, de acero por abajo y transparente en la mitad superior, que cuelga en espiral y ofrece un viaje cuesta abajo de 40 segundos a una velocidad que se aproxima a los 20 km/h.

Para contar toda la historia, la torre que sustenta al tobogán se levantó con motivo de los Juegos Olímpicos de Londres en 2012 y fue diseñada por el escultor Anish Kapoor. Luego se modernizó para convertirse en una atracción que incluye, además del
tobogán mismo, el magnífico mirador que se abre en lo más alto y, para los que desafían el vértigo, la oportunidad de lanzarse en caída libre, eso sí, con cable y arnés para asegurar un final feliz a la aventura.

El conjunto, una especie de
maraña que mezcla rojos y plateados, se diría una rara combinación de hélices de ADN no se sabe si a punto de dislocarse o en un estado de incomprensible desorden natural. Lo cierto es que se trata de una atracción singular y de la oportunidad para gozar de una experiencia a la que ha contribuido la ingeniería más innovadora. A la espera del Brexit, Londres sigue desplegando encantos.

Leer más…

jueves, 10 de mayo de 2018

Museo de la Mina de Zinc Allmannajuvet


4200 Sauda – Noruega

www.fjordnorway.com/things-to-do/allmannajuvet


Las minas de zinc de Allmannajuvet, abandonadas desde finales del siglo XIX, han sido objeto de una nueva iniciativa para conservar y hacer accesible una instalación histórica situada en el curso de la Scenic Route Ryfylke, bajo el
amparo de las Rutas Turísticas Nacionales de Noruega.

Con ella, se ha buscado hacer más grata la visita y traer al presente la antigua historia de la minería de Sauda.

El terreno escarpado, con fuertes desniveles donde la piedra aflora entre arboles agarrados a un suelo de apariencia casi hostil, compone un paisaje duro que hoy recuerda el trabajo minero y la vida cotidiana de los trabajadores de una época difícil y mucho más sacrificada que la actual.

La instalación consiste en un museo, una cafetería, baños y estacionamientos, caminos y escaleras todo ello con un diseño que no trata de ocultar la dureza del trabajo y de la atmósfera del lugar. Módulos, casi siempre soportados por pilotes para asegurarlos sobre los desniveles de los que
cuelgan, hechos en madera endurecida con creusota como se trataban las viejas traviesas de los ferrocarriles, con interiores oscuros recordando la precaria luz del interior de las galerías de la mina crean un entorno accesible, aunque nada remilgado a lo
que fue una mina que fue una mina abandonada.

No hay que buscar en el acondicionamiento del entorno de la Mina de Zinc Allmannajuvet una obra espectacular. Todo lo contrario. La intervención encargada al arquitecto
suizo Peter Zumthor es llamativamente modesta. En el contexto donde se halla se diría imperceptible porque el propósito es no subvertir la idea de las duras condiciones de trabajo de la minería ni las duras exigencias de la tierra misma donde este trabajo
se ejerce. No hay amabilidad ni exceso alguno. Todo es contenido y casi conceptual, lo que constituye una de sus grandes virtudes.

Un aviso, el clima en Noruega deja poco margen
a las iniciativas al aire libre. La cafetería está abierta solamente en los meses de julio y agosto. Y las visitas guiadas a la mina y recorrido por el nuevo sendero estrenado en 2018 y tienen igualmente una temporada corta: de mediados de junio a finales de agosto.

Leer más…

jueves, 26 de abril de 2018

Fundación Aïshti

Seaside Road, Antelias
Beirut - Líbano

www.aishtifoundation.com/

De acuerdo. No parece que Beirut sea hoy un destino que despierte pasiones entre los viajeros. O que aunque las despierte figure en la lista de lugares a donde ir. Y sin embargo, la capital del Líbano bulle, reconstruye lo que durante los años de guerra se
destruyó y, sin ser la Suiza del Próximo Oriente que fue, maneja dinero y proyectos espectaculares.

Uno de ellos viene de la mano de Tony Salamé, propietario del centro comercial más lujoso de Beirut instalado en el downtown y que ha
extendido sus tentáculos a los países vecinos Ahora Tony Salamé ha abierto un mall en Jal El Dib, un barrio al norte de la capital, junto a la orilla del mar, que nada tiene que envidiar a los más lujosos de cualquier parte del mundo. Las mejores marcas de moda, la máxima calidad y el gusto más exquisito están en el aire que Tony Salamé imprime a todo cuanto toca. Y por supuesto, el arte forma parte de esta combinación.

Tony Salamé  se convirtió en un activo coleccionista y en partidario de una especie de mezcla de lo sagrado y lo profano. Junto a su esposa Elham ha creado una fundación alojada en el nuevo centro comercial donde ha quedado depositada su importante colección de arte
contemporáneo. Casi dos mil obras de más de trescientos artistas componen la colección que se enriquece además con un programa de exposiciones temporales.

Toni cuenta que después de la guerra, Beirut necesita arte. Asegura también que
por encima de la religión u otras identidades debe haber un espacio compartido que una a las personas y que nada mejor que hacerlo alrededor de la cultura. Y sostiene -como buen libanés- que el negocio de vender y la actividad de comprar pueden convivir
con el arte con provecho para todos.

La Fundaciòn Aïshti ha sido un acontecimiento en Beirut. Y es una apuesta que pone, en lo que a arte se refiere, a la capital del Líbano en un lugar privilegiado de la cultura en el Mediterráneo oriental.

Leer más…

martes, 3 de abril de 2018

Ordos Museum

Ordos
Mongolia Interior - China

Situado en Ordos, en la Mongolia Interior, el nuevo museo da la impresión de ser el secreto mejor guardado de China. Absolutamente espectacular por su arquitectura, pasa desapercibido en el panorama cultural donde prácticamente no ha dejado
referencias.

Una explicación puede ser el lugar donde se encuentra. Mongolia Interior no es precisamente una localización de paso para los aficionados al viaje y menos aún para los amantes de los museos.
Y Mongolia Interior tampoco es lugar que destaque por su patrimonio en eso que entendemos como obras maestras de la cultura. Ni Rembrandt ni Andy Warhol brillan con sus obras aquí.

Empecemos por decir que Ordos es -o está siendo- una nueva ciudad. Una ciudad plantada en el desierto, como Brasilia lo fue en mitad de la selva. El desierto de Ordos, que así se llama, necesitaba una ciudad que se levantó en el 2001 y que cinco años más
tarde rondaba los dos millones de habitantes. En China todo es grande y todo obliga a planificar de cara al futuro. De ahí que hiciera falta un espacio donde conjugar el pasado nómada y yermo, de tradiciones muy antiguas, con un futuro que no debía perder de vista lo
que ha sido una realidad muy reciente. El museo de Ordos es hoy un museo para la 'transición' y la idea es que dentro de poco se convierta en el contenedor de unas señas de identidad que sirvan para recordar un modo de vida arrollado por el progreso y destinado a
una rápida desaparición.

Hoy el museo es sobre todo el resultado de un brillante ejercicio de arquitectura. El edificio que lo alberga sorprende por su atrevimiento y su modernidad. Y sobrecoge por su tamaño. Desde el exterior se diría un objeto
imposible venido de otro mundo y desde el interior se percibe más como el resultado de un espectáculo realidad virtual que como un espacio material, que se puede tocar con las manos y cuya realidad no pertenece al mundo de la ficción.

Impresionante,
espectacular, insólito... son los adjetivos que mejor definen al museo. Son adjetivos de uso corriente, pero en este caso corren el riesgo de quedarse cortos porque el museo de Ordos desborda todo lo esperable incluso tratándose de China.

Leer más…

martes, 13 de marzo de 2018

Spyscape


928  8th Ave (esquina 55th St)
Nueva York – EE.UU.

spyscape.com

La mente no descansa en lo que se refiere a buscar oportunidades de negocio y en dar pasos más allá de lo que hasta el momento daba de sí nuestra imaginación. ¿Hablamos de innovar y de abrir nuevas posibilidades al consumo?

Nueva York es el mejor escenario para ello porque el dinamismo y la experimentación de novedades forman parte de su ADN. Ahora, y pensando en cómo llenar los momentos de ocio, acaba de estrenar un entretenimiento con ingredientes nuevos. En una sociedad ávida de experiencias propone una más para ensanchar el horizonte de quienes viven en la ciudad.

Si de un tiempo a esta parte empezaron a proliferar esas aventuras de caer en un encierro -benigno- sin escapatoria a menos que a base de intuición y talento el jugador vaya descifrando las claves que abren los cerrojos de su prisión, ahora el escenario cambia de
horizontes y se traslada al inquietante mundo de los espías.

Ha sido necesario que las ‘series’ pusieran al corriente a la población de los vericuetos y retorcidas mentiras de ese mundo para que todos sepamos de las
amenazas que planean sobre quienes entran en él y de las intrincadas maniobras precisas para deshacer el ovillo que lleva a sobrevivir. Pero también para conocer cómo se encuentran atrapados en las redes y envueltos en las
‘operaciones’ del espionaje quienes ni siquiera sospechan tener nada que ver con los espías.

Desarrollar tus habilidades como espía y descubrir tus capacidades para participar de este mundo es lo que propone Spyscape desde el momento en que traspasas
la puerta que separa el mundo de la calle del de los espías. Instrucciones -no confiar en nada, aprender a mentir…- aparatos utilizados por los espías a lo largo del tiempo, información sobre casos reales y mucho más se expone en lo que se
plantea como un museo de nueva generación. Y por supuesto, ropa y objetos varios para el recuerdo se ofrecen en la tienda para quienes deseen empezar a equiparse.

Si quieres vivir la aventura del mundo de los servicios secretos y conocer el espía que llevas dentro, Nueva York te ofrece desde ahora la oportunidad. No te la pierdas.

Leer más…