lunes, 3 de julio de 2017

Museo Aga Khan, de Toronto


77 Wynford Drive, Toronto,
Ontario M3C 1K1 - Canadá

www.agakhanmuseum.org/

Las noticias mandan y nos hemos olvidado de que el islam es también tolerancia, sensibilidad, conocimiento, progreso...

El Aga khan, cabeza de la rama ismailita del islam, contribuye desde hace tiempo a que aflore este
otro islam que apuesta por la convivencia y el entendimiento, alejados de las tensiones de la búsqueda de poder y de la propaganda. Quizás por ello el museo que se abrió en Toronto, extraordinario se mire por donde se mire, ha quedado en un discreto segundo plano.

El continente, un edificio de blancura inmaculada y de limpias líneas rectas sugiere, en un ejercicio de economía que es al mismo tiempo de fuerte expresividad, la mano del arquitecto japonés Fumihico Maki.

Pero no es sólo el exterior lo que impacta al visitante, porque el interior resulta de extraordinario interés.

El objeto del museo es ofrecer miradas y perspectivas singulares sobre las civilizaciones y las corrientes culturales
islámicas que se han desarrollado a lo largo del tiempo. Y pretende también, a los ojos de occidente, ser fuente de conocimiento, entendimiento y tolerancia.

Diversas exposiciones ocupan las salas del museo.
Pero los fondos que constituyen su colección son de primer nivel y reflejan una sensibilidad exquisita. Objetos que abarcan desde el siglo VIII hasta hoy y que cubren un espacio geográfico que va de la vieja Al Andalus hasta el sudeste de Asia ofrecen
una completa panorámica del arte musulmán.

Una panorámica que se concreta en extraordinarios manuscritos, dibujos, pinturas, cerámicas, trabajos en metal... para dar una visión completa de
lo que ha sido la búsqueda de la belleza y de la inteligencia en una cultura que discurrió por caminos propios y en paralelo a la que floreció en occidente.

Toronto se ha convertido en un faro que invita a acercarse a la cultura -las culturas- del islam, y con ello ha añadido un nuevo e importante motivo para atraer a los viajeros.

Leer más…

jueves, 15 de junio de 2017

The Design Museum


224 - 238 Kensington High Street
London W8 6AG

designmuseum.org/

Desde la remota época de Mary Quant y compañía, Londres ha apostado por sobresalir como la capital del diseño. Y lo ha hecho, entre otras cosas, a través de un museo que debía recoger lo más relevante de la inventiva de cada momento.


Varias localizaciones sirvieron para ello, en edificios e instalaciones más modestas de lo que pretendía el propósito de convertirse en un gran escaparate para llamar la atención de propios y extraños en la capital británica.

Un nuevo edificio, importante por sus dimensiones y por la ambición de la iniciativa que lo ha promovido ha servido para poner al Museo del Diseño de Londres en el lugar que se merecía.
Situado en un punto tan céntrico
como High Street Kensington, se anuncia como el museo más importante del mundo dedicado al diseño contemporáneo en cualquiera de sus formas, desde la arquitectura y la moda hasta el diseño
gráfico, de productos e industrial.

Los primeros objetos que animaron lo que debía ser una importante colección de diseño contemporáneo datan de los años 60, cuando una ola de modernidad
se propagó en la sociedad y cambió gustos, ídolos populares y costumbres. Desde entonces la colección ha crecido, mirando tanto hacia adelante como hacia atrás en el tiempo, con la intención de mostrar no sólo no solo resultados, es
decir los objetos terminados, sino también cuál ha sido el proceso para llegar a ellos, reuniendo herramientas, proyectos y prototipos, ensayos más o menos utópicos y modelos finales.

Una excursión en el tiempo a través de objetos que han marcado épocas y que han formado parte de las aspiraciones de distintas generaciones es lo que ofrece el nuevo Design Museum de Londres.  Pero esta excursión es también el recorrido por el talento más innovador y más afortunado que ha mejorado y ha hecho más deseables los productos que han acompañado durante más de un siglo la vida cotidiana de los europeos.

Leer más…

martes, 9 de mayo de 2017

Hamburger Bahnhof - Museum für Gegenwart

Invalidenstraße 50-51
10557 Berlin Tiergarten - Alemania


https://www.museumsportal-berlin.de/

En 1996 abrió sus puertas la Hamburger Bahnhof - Museum für Gegenwart, un museo incluido en la red de museos estatales dedicado al arte contemporáneo.

¿Y cuál es la razón para hablar de él habiéndose inaugurado hace ya tiempo? La primera es que se trata
de un excelente museo, pero la principal es que no formando parte de los 'grandes clásicos' y cayendo un poco a trasmano en su localización es relativamente poco visitado y sin embargo merece que se le preste buena atención.


Se halla en las instalaciones de una antigua estación. Y hay que empezar diciendo que comparado con sus hermanos de la Isla de los Museos su aspecto exterior invita poco a entrar. Está anunciado con discreción y la fachada corresponde a un edificio de 'segunda
división' alejado de las importantes moles propias del mejor espíritu prusiano. Pero lo importante está en el interior y no en el cascarón. Se entiende que un museo de arte contemporáneo se ocupe más de sus propias instalaciones que de darle realce a una fachada del 
siglo XIX.

Una nave amplia, elevada, siguiendo el estilo de la arquitectura de hierro que floreció en la época dorada del ferrocarril se abre espaciosa para acoger parte de la obra que reúne el museo. Una obra en buena medida compuesta
por instalaciones de artistas de vanguardia que ocupan esta nave principal, donde antiguamente se situaban vías y andenes, y ocupan también numerosos espacios igualmente propios de la estación, magníficamente recuperados y convertidos en salas de exposición
funcionales e impecables.

Obras arriesgadas, sorprendentes muchas veces, de vivo impulso creativo muestran el interés de la ciudad por el arte que con más decisión se asoma al futuro.

Pero la colección del museo contiene también obra de artistas consagrados de la segunda mitad de siglo XX. En un ala aparte se exponen los fondos de la Marx Collection que constituyó la semilla del museo que hoy vemos. Beuys, Kiefer, Lichtenstein, Rauschenberg, Townbly y
Warhol  recuerdan a los más famosos de quienes empujaron el arte para abrir nuevos horizontes y dar una personalidad propia a la expresión creativa del siglo XX.

Beuys aparece especialmente representado, los demás
mucho menos, porque la colección es pequeña. Pero la selección es a todas luces extraordinaria y las obras expuestas resultan singulamente atractivas. Sólo por ellas merece la pena visitar el museo entero y solo por el museo merece la pena una visita a Berlín.

Leer más…

viernes, 3 de marzo de 2017

National Museum of African American History and Culture (NMAAHC)


14th St and Constitution Ave, NW, Washington, DC 20001,
Estados Unidos


https://nmaahc.si.edu/


Tal y como corren los tiempos y como emerge un mundo hecho de postverdades, el regreso a la historia tiene su interés. En este caso a una historia, la de los Estados Unidos, donde empieza a confundirse quién es quien y a dudar de si los demás son
de los nuestros o no lo son.

Viene todo esto a cuento porque ‘los nuestros’ han sido tradicionalmente los blancos, sobre todo si eran anglosajones. Y los otros fueron -entre otros- los negros que aportaron sudor y jazz a la sociedad norteamericana y que no pudieron sentarse en los autobuses de los blancos sin conculcar la ley hasta los años 60.

Pero de eso hace tiempo y una institución cultural tan importante y arraigada como la Smithsonian Institution decidió contribuir al equilibrio del relato sobre el pasado norteamericano y ha abierto un enorme museo para asentar una
historia de la nación donde los negros no sólo están presentes sino que son el tronco argumental de lo que en él se cuenta.

“Este museo va a hablar de Norteamérica a través de la historia y la cultura de los
afroamericanos”, dice para presentarlo uno de sus fundadores y director. Y lo hace con una colección de miles y miles de objetos, documentos y escenarios de lo más diversos para poner de manifiesto las raíces de la población que llegó de África a
Norteamérica, la cultura que aportó a su nuevo país y la que asimiló de él hasta convertirse en la comunidad que conocemos.

Desde salas dedicadas a rescatar lo que fue la esclavitud y la prolongada lucha por la
libertad y el reconocimiento de la igualdad de derechos hasta material relacionado con la cultura pop, la música, el deporte y las artes visuales, un amplísimo panorama de temas y enfoques dan vida a este museo innovador -un
poco abrumador, a veces- y diverso en su interior. Y un museo de aspecto espectacular en su exterior, que rompe con el paisaje clásico de los edificios institucionales que lo rodean como para señalar una ruptura con lo antiguo y el reconocimiento de una realidad distinta de la que la que había marcado la norma hasta hace bien poco tiempo.

Leer más…

miércoles, 18 de enero de 2017

Elbphilharmonie


HafenCity - Hamburgo
Alemania

www.elbphilharmonie.de


Las grandes ciudades portuarias del norte de europa emprendieron hace ya tiempo un ambicioso programa de renovación de sus fachadas marítimas. Las nuevas instalaciones dedicadas al tráfico marítimo han sustituido a los antiguos muelles
con sus grúas y almacenes y los han convertido en reliquias de otros tiempos. Hannover es una de estas ciudades y participa de uno de estos grandes proyectos de renovación.


En lo que fue un gran almacén portuario a orillas del Elba acaba de inaugurarse un gigantesco y brillante edificio donde se ha instalado un gran centro dedicado a la música: el Elbphilharmonie.

El complejo se levanta sobre el lugar que ocupó un enorme tinglado neogótico, constuido en 1875, que fue durante mucho tiempo un símbolo de la ciudad. Dedicado a almacenar cacao, te y tabaco, su singularidad lo salvó del
derribo y llevó a que se reparara y reinterpretara después de los daños que sufrió durante la segunda guerra mundial.

Ahora el almacén se ha convertido en el soporte de una estructura nueva ideada por Herzog y de
Meuron: un edificio sobresaliente destinado a convertirse en un hito en la ciudad. Un hito no solamente dedicado a la música porque además de tres salas de conciertos contiene un hotel, apartamentos y espacios abiertos al público con restaurantes
y demás instalaciones para el ocio.

Una fachada de espejos montada sobre un elevado edificio de ladrillos que le sirve de zócalo hace del complejo una referencia con fuerte impacto visual,
que no pasa desapercibida y que conviene visitar porque las vistas que ofrece desde los lugares abiertos al público son espléndidas.
Como no es oro todo lo que reluce ni los alemanes resultan perfectos en todo lo que emprenden hay que decir que el costo de la operación ha sido cien veces mayor que lo presupuestado. Pero hay que reconocer también que el chorro de dinero destinado al proyecto ha asegurado un resultado a todas luces espectacular.

Leer más…

viernes, 9 de diciembre de 2016

Langkawi Sky Bridge


Pulau Langkawi, -Malasia


www.panoramalangkawi.com/skybridge/


Cerrar los ojos y hacerse una idea de lo que debió ser el paraíso terrenal es lo más parecido a abrirlos y ver los paisajes de Langkawi. Langkawi, hoy reserva natural de la Unesco, es el nombre de un archipiélago que forman un centenar de islas
frente a la costa de Malasia. Islas montañosas, cubiertas de vegetación cuyos perfiles juegan con un mar que aparece aquí y allí en una combinación con la tierra de belleza insólita.

Un puente-pasarela se
ha añadido a tan afortunado entorno para gozar de él desde lo alto, a vueltas con el relieve boscoso y ofreciendo perspectivas tan nuevas como emocionantes. Caminar por el cielo no es algo habitual para los humanos e intervenir en
un paisaje tan extraordinario aportando belleza sin dañarlo tampoco resulta fácil.

De formas arriesgadas, simples y ligeras, haciendo uso de tecnologías que tiempo atrás no hubiera sido posible emplear, el Sky
Bridge es una nueva proeza del ingenio y una invitación a la aventura. Una parte del puente se inauguró en 2005 pero se amplió y se ha vuelto a inaugurar con un nuevo tramo que conecta con la estación de un funicular aéreo
que conduce a la parta baja de la isla.

La construcción fue tan espectacular como lo es ahora la pasarela misma. Hubo que emplear grandes helicópteros para elevar a las alturas los pilares y los tramos construidos
en tierra. Unas alturas que hoy llenan de emoción y de secreta inquietud a quienes tienen la oportunidad de pasear y gozar de la naturaleza cerca del cielo.

Leer más…

viernes, 23 de septiembre de 2016

Los qanats de Irán


www.ifpnews.com

No son una novedad porque alguno de los ‘qanats’ lleva más de mil años construido. La noticia está en que la Unesco ha decidido en 2016 inscribir once de ellos en la lista de lugares Patrimonio de la
Humanidad.

¿Y qué son los qanats? Son un sistema de transporte de agua con siglos de antigüedad compuesto por galerías subterráneas excavadas con una ligera pendiente que desde acuíferos,
situados muchas veces bajo las montañas o en la cabecera de los valles, conducían el vital elemento hasta los pueblos y las comunidades que la necesitaban.

Estas galerías tenían,
cada poco, respiraderos en forma de aberturas verticales que comunicaban con la superficie y que en el suelo marcaban un largo sendero hecho de orificios. A través de ellos bajaban los hombres a excavar
cuando se construían y a hacer las reparaciones cada vez que había un derrumbe

Alguno de los qanats tenía más de un nivel, alguno disponía de presas subterráneas y no era raro que algunos
también tuvieran espacio donde resguardarse los trabajadores que cuidaban de su mantenimiento.

Los qanats en una sociedad agrícola asentada en un territorio árido o semiárido
resultaban vitales tanto para beber como para los cultivos, lo cual explica la proeza de construirlos a lo largo de enormes distancias. El de mayor longitud que se conserva supera los setenta kilómetros.

Once son los qanats añadidos a la lista y alguno continúa aun transportando agua. Y lo importante – por ejemplo los de Gonabad y Ferdows- es que pueden visitarse.

Para quienes tienen en
mente viajar a Irán, los once qanat son:
Zarch y Hassan Abad Mehriz, en la provincia de Yazid.
Ibraham Abad-Qanat de Arak, en la provincia Markazí (central).
Gonabad y Ferdows, en Jorasán (Oeste de Irán).
Dos qanat de  Meymeh Wazwan, en la provincia de Isfahán, y un qanat  de dos pisos, en Ardestan. Finalmente, Jopar, Akbarabad y Qasem Abad Baravat, en la provincia de Kerman.

Leer más…